Las raíces históricas del día de San Patricio

El 17 de marzo es una fecha muy señalada en el calendario de multitud de personas alrededor del mundo, ya que es el día en el que se celebra San Patricio. Mundialmente conocido por ser el patrón de Irlanda, su festividad está marcada por ser una fecha en donde se realizan numerosas actividades conmemorativas en su honor. A pesar de que esta celebración ha tomado fuerza y presencia en otros lugares ajenos a la llamada “Isla Esmeralda”, en donde es día nacional, son pocos los que saben a ciencia cierta qué es realmente lo que se celebra o quién fue San Patricio. ¿Quién fue este apóstol al que se hace referencia y cúal es el motivo por el que fue reconocido como santo por la Iglesia? A pesar de ser venerado en otros lugares ¿por qué es considerado San Patricio el patrón de Irlanda?

mar-17-st-patrick
Imagen alusiva a San Patricio sosteniendo un trébol, elemento de gran importancia relacionada a su figura

Es difícil especificar con exactitud cuándo y dónde nació San Patricio, aunque los investigadores señalan que nació en torno al año 400 d.C. en la zona norte de Britania, más concretamente en algún punto próximo al famoso Muro de Adriano que, desde su contrucción en el siglo II d.C., había marcado una frontera física entre los territorios que formaban parte del Imperio Romano y aquellos otros que no se habían sometido. Según las fuentes Patricio, cuyo verdadero nombre pudo haber sido Succetus o Magunus, descendía de ciudadanos romanos que habían echado raíces en una comunidad establecida en la actual Escocia. Parece ser que su padre, de nombre Calpurnius, había formado parte del ejército romano en calidad de decurión y ostentaba además algún tipo de cargo civil al servicio de la comunidad. Son escasos los datos que disponemos de su infancia, aunque se cree que su familia poseía ciertos privilegios como tierras propias y siervos que las trabajaran.

En plena adolescencia, con apenas 16 años, Patricio vivió en primera persona el ataque hacia su comunidad y la destrucción de su hogar a manos de una tribu céltica oriunda de Irlanda a la que los romanos, eternos enemigos de éstos, denominaban escotos. Como era costumbre de ésta y otras tribus que realizaban periódicas incursiones en las costas de las actuales Gales y Escocia, despues del violento saqueo decidieron volver a Irlanda no sin antes hacer prisioneros a algunos supervivientes a los que trasladarían como esclavos. El joven Patricio fue uno de los que forzosamente embarcaron rumbo a las inhóspitas tierras del oeste, siendo cautivo durante más de 5 penosos años. Según Confessio, su propio testimonio escrito sobre su vida y sus viajes, su estancia en Irlanda le serviría para empaparse de la cultura y tradiciones de sus captores, llegando a aprender también el idioma. Después de un sueño que creyó profético, Patricio ideó un plan de escape que le permitió arribar hasta las costas más occidentales de la isla desde donde finalmente marcharía.

Si bien su testimonio se vuelve confuso a partir de este momento, los especialistas señalan que no retornó a Britania como había sido su intención inicial, sino que estuvo viajando por diversos lugares hasta llegar a la Galia. Fue allí donde, al parecer, se establecería durante unos años. En contacto con el también beatificado Germán de Auxerre, se formaría teológica y culturalmente convirtiéndose al Cristianismo, perfeccionando su latín y ordenándose sacerdote. Allí viviría hasta que, después de un sueño que él interpretó como un designio divino, decidió retornar a Irlanda con la clara misión de evangelizar a los numerosos clanes que coexistían en dicho territorio. Aunque se presentó como misionero cristiano y predicador, el recelo que despertó entre los clanes paganos y entre los druidas hizo que no fuera bien recibido. El inicial rechazo de éstos fue vencido gracias a su conocimiento de la lengua y el respeto mostrado hacia la cultura y las tradiciones paganas, iniciándose así un proceso evangelizador no sin esfuerzos. Se dice que para explicar el misterio de la Santísima Trinidad eligió el trébol, símbolo presente en la religión pagana, exponiendo que era la representación perfecta de la doctrina: una única unidad pero con tres personas diferentes. Gracias en parte a ello el trébol es considerado uno de los elementos más característicos de Irlanda y el eje del día de San Patricio.

Las fuentes señalan que su larga estancia en Irlanda fue muy fructífera. No sólo fue una autoridad respetada por los clanes, sino que además consiguió su propósito inicial al convertir a numerosos paganos. Asimismo formó un clero local y potenció la creación de diversos núcleos en donde habitaran los nuevos cristianos, apostando siempre por la tolerancia con los clanes que siguieron profesando sus creencias. Aunque hay cierta controversia una gran mayoría de historiadores señalan que San Patricio jamás abandonó Irlanda, en donde supuestamente moriría a avanzada edad un 17 de marzo.

desfile-de-st-patrick-200x118
Multitudinario desfile el día de San Patricio por las calles de Dublín el 17 de marzo del 2014, año en el que también se conmemoraban los 1.000 años de la Batalla de Clontarf

Para multitud de historiadores es innegable la importancia de esta figura en la configuración de la identidad irlandesa tal y como la conocemos. A pesar de que su origen distaba mucho de ser irlandés, la devoción hacia su persona radica en que fue él quien introdujo el Cristianismo en Irlanda. La religión, junto a otros elementos como el trébol o la cruz celta, pasarían a ser un símbolo de identificación nacional que los acabaría diferenciando. Desprovisto en la actualidad de las connotaciones religiosas de antaño, el día de San Patricio únicamente ha mantenido su carácter nacionalista al ser vista como una celebración en donde se recuerda y se realza la cultura irlandesa vistiéndo de verde, asistiendo a desfiles o escuchando música típicamente irlandesa. Aunque es una fecha enormemente popular en la “Isla Esmeralda” y en EE.UU, donde el porcentaje de estadounidenses con antepasados irlandeses es muy destacable, el día de San Patricio se ha convertido en una de las fiestas más esperadas del año incluso en países sin ningún tipo de filiación con Irlanda.

 

Vía| MacCulloch, D. (2009): A History of Christianity: The first three thousands years, House Penguin Random, London.

Más información| Saint Patrick’s Day, Catholic Online

Imágenes|Portada, San Patricio, desfile

Colaboración publicada el 17/03/2015 en Qué Aprendemos Hoy. Para acceder a ella pincha aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s