Antonio Barceló, el azote mallorquín de los terribles piratas berberiscos

“Como de costumbre, si hubiera sido francés, inglés o de cualquier otra parte, habría películas y novelazas con su biografía. Pero tuvo el infortunio de ser mallorquín, o sea, español.” – Arturo Pérez Reverte

Con estas palabras el conocido escritor Arturo Pérez-Reverte abordaba en uno de sus artículos (allá por el 2009) la figura de uno de los más ilustres marineros que tuvo la Real Armada. Conocido por sus gestas militares y su probado valor en el fragor de la batalla (que le valieron la promoción a unos grados que le estaban prácticamente vetados por su origen humilde) Antonio Barceló tuvo una vida apasionante que, sin embargo, se ha visto eclipsada por las heroicidades de otros personajes de igual calado histórico. Pero, ¿quién fue? ¿Qué méritos hizo para obtener un prestigio que ha quedado en la memoria de unas gentes que, a día de hoy, le recuerdan como una de los más destacadas personalidades de Mallorca?

Antonio Barceló i Pont de la Terra nació el 1 de enero de 1717 en Galilea, una pintoresca localidad perteneciente al municipio de Puigpuñent (Mallorca). Hijo del marinero Onofre Barceló y de Marina Pont de la Terra, el futuro Teniente General creció en un ambiente que, aunque feliz, era al mismo tiempo hostil. Y es que su padre, patrón de un veloz jabeque (embarcación de vela triángular), se dedicaba a transportar mercancias desde el principal puerto mallorquín situado en Palma de Mallorca hasta otros puertos cercanos. Las travesías que periódicamente realizaba su progenitor no estaban exentas de peligros ya que las Baleares, al igual que otras lugares del Mediterráneo, sufrían con demasiada frecuencia los ataques de los piratas berberiscos. Familiarizado con la navegación desde muy corta edad Antonio Barceló seguiría los pasos de su progenitor y, con su beneplácito, se enrolaría en una embarcación que, gracias al trabajo de Onofre, había obtenido tiempo atrás la concesión del tráfico de Correo Real entre Palma de Mallorca y Barcelona.

1024px-Plan_de_la_baie_d_alger_situee_sur_la_cote_d_afrique_expedition_barcelo_1783
Mapa grabado por Tomás López a partir del mapa manuscrito en el que se explicaba la posición en la bahía de Argel de la flota real dirigida por Barceló en 1783.

Concienciado del valor del trabajo su padre le haría embarcarse como simple grumete e ir ascendiendo lentamente: de grumete pasaría a ser marinero para posteriormente ejercer como piloto. En plena juventud, después del fallecimiento de su progenitor, Antonio ocuparía el lugar de Onofre convirtiéndose en el nuevo patrón de la embarcación. Dueño de un temple inaudito, con apenas 19 años consiguió desembarazarse de dos embarcaciones argelinas que intentaron tomar su jabeque cuando pretendía llegar hasta Barcelona. Su valentía en el enfrentamiento mantenido con los piratas le reportaría fama entre las gentes del mar, algo que se incrementaría aún más cuando, impresionado por todo lo que se narraba, Felipe V (1683-1746) decidiera nombrarle alférez de fragata en 1738. Con solo 21 años y un real honor que, a pesar de todo, no le otorgaba derecho a sueldo alguno, Antonio Barceló siguió surcando los mares y cubriendo distancias al mismo tiempo que velaba por mitigar los pillajes realizados por los piratas.

Después de un ataque a gran escala de piratas berberiscos que se adueñaron de una embarcación con más de 200 personas, y beneficiado por la decisión del nuevo monarca de armar los jabeques, Barceló sería ascendido a teniente de fragata en mayo de 1748 por orden de Fernando VI (1713-1759). Al mando de los navíos que debían de partir a Cartagena para su rearme, Barceló volvería a adquirir relevancia cuando, enfrentándose a varias embarcaciones enemigas, conseguiría espantarlos después de una espectacular lucha en donde los piratas sufrirían muchísimos daños. Sería el primero de muchos otros combates en alta mar en donde, con igual arrojo, el marinero obtendría sendas victorias. Sus aptitudes le llevarían a ser nombrado teniente de navío graduado en 1753 y sus heroicas acciones, como la sorprendente destrucción y captura de una de las dos galeotas argelinas con las que se enfrentaría en junio de 1756, posibilitarían su incorporación al Cuerpo General de la Armada. Con 39 años Antonio Barceló era distinguido con un honor insólito para su rango. Tres años después conseguía hacerse con el ascenso a capitán de fragata.

Al mismo tiempo que el respeto a su figura iba en aumento conforme se iban conociendo sus acciones, el temor entre sus enemigos al avistar su embarcación también iba acrecentándose. Al mando de una flota de jabeques reales, desde La Garzota fue rindiendo a todas las embaraciones enemigas que iba encontrando a su paso. Se dice que llegó a capturar, aún herido por una bala de mosquetón que le atravesó la mejilla, al capitán de varias jabeques que se le habían resistido. De 1760 a 1769 se calcula que destruyó una veintena de embarcaciones enemigas, liberó a cientos de cristianos y tomó a cerca de 2.000 prisioneros. Dados los incansables servicios prestados, y con 51 años, Antonio Barceló se convertía en capitán de navío por Real Patente en 1769.

280px-Portrait_of_Antonio_Barceló_(Naval_Museum_of_Madrid)_01
Don Antonio Barceló (1711-1791), más conocido con el sobrenombre de “Capitá Toni”

El 1775 sería el año en donde la vida de Barceló se transformaría por completo. Encargado del gobierno de la fuerza real de jabeques, Barceló sería elegido para participar en la empresa que Carlos III (1716-1788) quería llevar a cabo en contra de uno de los principales núcleos de donde partía la piratería que azotaba el Mediterráneo, Argel. A pesar de la poderosa flota con la que la Armada intentó hacerse con la ciudad la empresa sería un auténtico desastre, y solo la providencial actuación de Barceló impediría que se perdieran aún más vidas de las 5.000 bajas que hubieron. Su rápida reacción le valdría el ascenso por méritos a brigadier. En 1779, como jefe de escuadra y comandante de las fuerzas navales destinadas al bloqueo de Gibraltar, mandaría construir una nueva embarcación llamada “cañonera“, la cual a pesar de las burlas que despertaron se descubrió como una de las mejores innovaciones introducidas por Barceló y uno de los elementos decisivos para la victoria. Y es que esta nueva nave (rápida, ligera y de pocas dimensiones) era mucho más eficaz para bombardear por mar la plaza sin ser alcanzada por el fuego enemigo. A pesar de este triunfo no fueron pocas las voces discordantes de sus detractores que pedían su destitución atendiendo a su avanzada edad y su evidente sordera.

Promovido finalmente a Teniente General por Real Título en agosto de 1783, y habiendo dirigido triunfales expediciones a Argel y Túnez que destruyeron gran parte de la flota que tanto atemporizaba en el Levante, tanto Argel como Túnez se avinieron a buscar un acuerdo con España. El monarca, agradecido, le nombraría caballero de la Orden de Carlos III y le concedería el sueldo de grado de almirante, pero la discriminación que seguía padeciendo dentro de la Real Armada sería aún más notoria cuando, por circunstancias ajenas a su buen hacer, una nueva campaña a Tánger no fue posible. Decepcionado con el poco respeto que se le mostraba a pesar de sus logros y apartado de futuras expediciones, Barceló tomaría la decisión de volver a Mallorca, donde moriría a los 80 años. Encumbrado por sus hombres y despreciado por tantos otros que veían en él a poco menos que un advenedizo analfabeto, con él fallecía un hombre hecho a sí mismo que sacrificó su vida por una causa mayor.

 

Vía| Gómez Vizcaíno, J. A. (2007). Don Antonio Barceló y Pont de la Terra. De patrón de jabeque correo a Teniente General de la Real Armada, Áglaya, Cartagena.

Más información| Fundación Museo Naval, Baleares Universal

Imágenes| Portada, Argel, Barceló

Colaboración publicada el 26/03/2016 en Qué Aprendemos Hoy. Para acceder a ella, pincha aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s