El Marqués de la Fayette y la participación francesa en la Revolución de las Trece Colonias

Militar, político, revolucionario y aristócrata. A lo largo de la historia han existido numerosos hombres y mujeres que por méritos propios destacaron por encima del resto de sus coetáneos, pero pocos personajes han brillado tanto como uno de los franceses más universales. Lo cierto es que Marie-Joseph Paul Yves Roch Gilbert du Motier (nombre real del Marqués de La Fayette) fue alguien poco común, pues su valor, su integridad y su defensa de los valores democráticos y liberales en tiempos muy convulsos le harían ser respetado y admirado tanto en Francia como en otros lugares muy lejos de su patria. ¿Quién fue el llamado “Héroe de Dos Mundos”?

1-pintura-que-representa-a-washington-y-la-fayette
Aliados y amigos, La Fayette y Washington supieron entenderse y trabajar juntos. El primero honró al americano poniendo a uno de sus hijos su nombre (Georges Washington de La Fayette) y el segundo fue su valedor durante la guerra, a pesar de tener algunas diferencias ideológicas.

Gilbert du Motier, nacido el 6 de septiembre de 1757 en la región de Auvernia (en el Alto Loira), era el heredero de uno de los linajes nobiliarios más antiguos de la zona. Sus antepasados habían destacado desde el Medievo en el arte de la guerra como excelentes militares enfrentándose a innumerables peligros y enemigos, pero si bien la legendaria valentía de la familia era conocida más famosa aún era su temeridad. Su tío moriría en la Guerra de Sucesión Austriaca (1740-1748) y su progenitor, Michel, le dejaría huérfano de padre al perder la vida en la Batalla de Minden (1759) que enfrentaría una vez más a Francia con Gran Bretaña en el marco de la Guerra de los Siete Años (1756-1763). Siendo poseedor de una enorme fortuna, en 1768 el joven marqués fue llamado para vivir en París e integrarse en el Collège du Plessis donde recibiría una esmerada educación. Su formación se completaría con su ingreso en la Academia de Versalles, donde desarrolló sus aptitudes para las artes militares.

Aunque por entonces mostraba excelentes cualidades, sus logros a una edad tan temprana estuvieron relacionados con los contactos familiares y un ventajoso matrimonio que le otorgó una espléndida dote, el rango de capitán y el mando de una compañía en el Regimiento de Dragones de Noailles. Sin embargo, su valía se demostraría un poco más tarde cuando tomase la determinación de participar en una de las revoluciones más importantes del siglo XVIII: la Guerra de Independencia de los Estados Unidos (1775-1783). No podemos saber con exactitud el momento en el que La Fayette, un joven con inquietudes culturales e ideológicas, decidiera seguir la estela de su padre; lo que sí sabemos es que la oportunidad le llegó de forma repentina.

Tal y como hemos mencionado anteriormente, su padre había luchado por Francia en la Guerra de los Siete Años. Dicha confrontación había involucrado a la mayoría de potencias de la época que, viendo afectados sus intereses, se habían visto implicadas en lo que era una feroz lucha entre Gran Bretaña y Francia por la supremacía en Europa, la India y América del Norte. Gran Bretaña, apoyada fundamentalmente por sus colonias americanas, había resultado vencedora en un conflicto en el que Francia, muy a su pesar, era la gran derrotada. Una de las potencias coloniales más importantes de Europa perdía la mayor parte de sus territorios en ultramar en favor de un enemigo que, fortalecido, no supo mantener su ventajosa posición.

Las Trece Colonias de América habían aportando ayuda militar y económica a Londres durante la guerra contra Francia, pero una vez finalizada la contienda las colonias no vieron recompensado su esfuerzo. Siendo considerados ciudadanos de segunda, los colonos vieron incrementar la presión fiscal sobre ellos a través de lo que consideraban impuestos absolutamente abusivos. El descontento generalizado, los ideales ilustrados y la indiferencia del gobierno inglés ante sus protestas hicieron el resto. El Motín del Té (1773) iniciaría el principio de una nueva guerra en donde Francia tendría un papel decisivo, ya que desde un principio Luis XVI decidiría apoyar la rebelión dotando a los colonos de hombres, armas y financiación. Su estrategia era clara: participando indirectamente en la contienda vengaba la derrota francesa, pero también alimentaba la esperanza de poder recuperar los territorios americanos perdidos.

Legendaria sería la insospechada amistad del francés con algunas personalidades. Además de sus relaciones con diversas tribus nativo americanas, era un declarado abolicionista. Se uniría a la Sociedad de Amigos de los Negros, donde defendería la igualdad en derecho para los negros libres. Asimismo abogaría siempre por la prohibición del comercio de esclavos.
Legendaria sería la insospechada amistad del francés con algunas personalidades. Además de sus relaciones con diversas tribus nativo americanas, era un declarado abolicionista. Se uniría a la “Sociedad de Amigos de los Negros” donde defendería la igualdad en derecho para los negros libres. Asimismo abogaría siempre por la prohibición del comercio de esclavos.

A pesar de que muchas investigaciones han intentado arrojar luz sobre este punto, todas concluyen en que, independientemente de sus motivaciones más personales, La Fayette pidió ser enviado junto a los destacamentos franceses que partirían a América. Siendo desautorizado por el rey y reprendido por su propia familia, La Fayette sería enviado a Londres para apaciguar los ánimos de un Jorge III que amenazaba con una nueva guerra si Luis XVI prestaba auxilio a las colonias. Con la determinación de viajar hacia América, a su regreso el aristócrata siguió en contacto con algunos rebeldes y compañeros de armas para preparar su marcha a Marsella. Desde esa ciudad partiría al Nuevo Mundo en abril de 1777 para llegar a su destino dos meses después. Inexperto pero deseoso de participar en un conflicto que representaba para él la lucha por la libertad, se lanzaba a la aventura con apenas 19 años.

Desde su llegada La Fayette se reveló como alguien indispensable. A su formación militar se unía un precario conocimiento del inglés (idioma que dominaría en poco tiempo) que favorecería la comunicación entre los oficiales del Ejército Continental y los oficiales franceses reclutados. Nombrado general mayor por el Congreso Continental, pronto se convertiría en uno de los hombres de confianza de George Washington. Junto a éste el marqués participaría con bravura en numerosos enfrentamientos, siendo en la Batalla de Brandywine donde demostraría su valor. Herido gravemente en una pierna, conseguiría reunir y reorganizar las tropas antes de permitir ser tratado, y ante su eficiencia Washington (comandante en jefe del Ejército Continental) pediría que el francés fuera promocionado. Después de un período de convalecencia, La Fayette volvería a la lucha obteniendo el dominio de una división con la que derrotaría a una fuerza enemiga en la Batalla de Gloucester.

El crudo invierno americano le serviría para entablar relación con sus hombres, con los que confraternizaría. Impedido para realizar operaciones militares, en Valley Forge se le instó a reunir fuerzas para un eventual ataque a Canadá. Si bien no pudo, sí logró hacerse con el apoyo de los Oneida. Y es que el Ejército Continental seguía teniendo serias dificultades que solventar: al nulo conocimiento militar había que sumar la baja calidad de su armamento y la inferioridad numérica. Por ello, La Fayette se esforzaría en establecer colaboración con tribus nativas. Al mismo tiempo que llegaban noticias que parecían confirmar la intervención de Francia y España en el conflicto, La Fayette volvería a ponerse al frente de una división cada vez más numerosa en diversos combates como la famosa Batalla de Monmouth.

A raíz de su fallecimiento, en Estados Unidos el Marqués de la Fayette recibiría los mismos homenajes que George Washington. Si bien su figura es más discutida en Francia, en suelo estadounidense sigue siendo un icono revolucionario. Muchos monumentos y ciudades portan su nombre.
A raíz de su fallecimiento, en Estados Unidos el Marqués de la Fayette recibiría los mismos homenajes que George Washington. Si bien su figura es más discutida en Francia, en suelo estadounidense sigue siendo un icono revolucionario. Muchos monumentos y ciudades portan su nombre.

La ayuda francesa una vez se materializase la alianza fue determinante. Después de un breve período en Francia donde La Fayette intentó llevar a cabo una invasión fracasada a Gran Bretaña, éste volvería a embarcarse hacia América con la promesa del rey de refuerzos. A su regreso sería el enlace entre Washington y el general Rochambeau, siendo La Fayette percibido como un elemento fundamental en la revolución al imbuir de entusiasmo y valor a sus hombres. La participación de Francia en el conflicto no desplazaría del todo a La Fayette, a pesar de que las relaciones entre el aristócrata y algunos líderes de las fuerzas navales y terrestres enviados por Luis XVI fueron tirantes. La colaboración entre La Fayette y Rochambeau fue fructífera, aunque no fácil. Con personalidades y visiones diferentes, el marqués dejaría de liderar momentáneamente su división para desplazarse por diversas ciudades en busca de refuerzos. Mayor entendimiento tendría con el Barón von Steuben, con quien realizaría algunas ofensivas conjuntas a partir de 1881.

Objetivo de Cornwallis, el aristócrata francés se mediría en fuerzas con su rival en la Batalla de Green Spring, en la Batalla de los Cabos de Virginia y en la decisiva Batalla de Yorktown, donde La Fayette tuvo un papel destacado. Con la guerra a punto de acabar, retornaría a Europa siendo recibido en Francia como un héroe. Promovido a mariscal de campo por el rey, trabajaría junto a Thomas Jefferson para establecer acuerdos comerciales entre las otroras colonias y Francia.

Finalizada definitivamente la contienda, La Fayette volvería a América en 1784 para visitar una gran mayoría de estados. Allí, honrado y con numerosos reconocimientos (entre ellos, ser declarado ciudadano natural “por nacimiento” de los Estados Unidos), abogaría por la construcción de un estado de iguales. Durante el resto de su vida siguió trabajando para que las relaciones entre Estados Unidos y Francia fueran amistosas y no renunció a cultivar su camarería con hombres tan notables como Franklin, Jefferson o Adams. Su muerte, el 20 de mayo de 1834 a los 76 años, sumiría en un profundo dolor tanto a franceses como a estadounidenses.

 

Vía| Barnes, I. & Royster, C. (2000), The Historical Atlas of the American Revolution, Psychology Press, New York; Floristán, Alfredo., y otros. (2004), Historia Moderna Universal, Alianza Editorial, Madrid; Payan, G. (2002), Marquis de Lafayette: French Hero of the American Revolution, The Rosen Publishing Group; Sánchez, L. A. (1956), Historia general de América. Vol. 1. Editorial Ercilla

Más información en Tempus Fugit| Cuando un esclavo puso fin a la Guerra de Independencia de los Estados Unidos

Imágenes| Portada, Washington y La Fayette, esclavitud, retrato

Colaboración publicada el 18/1/2017 en Éufrates Revista de Historia. Para acceder a ella, pincha aquí.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s